Ronaldo y diez más

Cuando pienso en Portugal me acuerdo de la España de hace 15 años, aquella que llegaba a las fases finales sin un mal equipo y volvía con un chasco de narices, eliminada por errores arbitrales o actuaciones lamentables. La Portugal de ahora se parece a ese equipo que la prensa vendía como uno de los mejores. Y motivos para ello hoy. El combinado luso se ha plantado en las semis de esta Eurocopa yendo de menos a más y clasificándose en el “Grupo de la Muerte” por delante de la subcampeona del mundo, Países Bajos, compitiendo con la poderosa Alemania y contra una buena Dinamarca. En esta escalada de juego y efectividad ha destacado la evolución de su estrella, Ronaldo, protagonista de los dos últimos encuentros de los lusos.

Buque insignia

Por las botas del punta madridista pasa el 90% del peligro portugués, mucho más tras la lesión de Postiga. Cristiano Ronaldo es el autor de 3 de los 6 goles de los lusos y por sus botas han caído ya Holanda y República Checa. Ronaldo llega a esta semifinal con más hambre que nunca, tras una temporada brillante con el Madrid en la que ha marcado 46 goles sólo en Liga, cifra que no le ha valido para ser el máximo goleador del campeonato tras ser superado por Messi con 50 tantos. Y es que este pique entre ambos espolea a Ronaldo y le hace aún más peligroso. Ronaldo quiere este año el balón de oro. Además, las cuentas no saldadas con Piqué, Xavi o Iniesta pueden hacer el resto para la motivación del portugués.  La baja forma de Piqué unida al pique de Ronaldo es uno de los elementos más peligrosos para España, que tendrá que recurrir a un sistema de ayudas con Arbeloa, Busquets y Pedro para frenar a Cristiano.

10 más

Portugal no sólo es Ronaldo. Los de Paulo Bento son la revelación del torneo con pocas sorpresas. Quizás su 4-3-3 vea variaciones para frenar a España y podamos ver cómo se desenvuelven los lusos a la contra. Armas para ello tienen, a la velocidad y disparo de Ronaldo de une la habilidad de Nani o la seguridad defensiva de Pepe. Los carrileros son rápidos y con vocación ofensiva, sobre todo el renacido Coentrao. Sin embargo parte del peligro portugués pasa por las botas de sus centrocampistas: la creatividad de Veloso y Moutinho y la versatilidad del mohicano Meireles.

Francia: ahora o nunca

La selección gala llegó a esta Eurocopa en la segunda línea de grandes favoritos tras España, Alemania o Países Bajos. Sin embargo los de Blanc no han despejado las dudas que existe sobre un equipo en pleno cambio generacional y la ausencia de un líder que asuma los galones en los momentos decisivos. El conformismo ante Inglaterra y la inoperatividad ante una Suecia que no se jugaba nada son muestras de los interrogantes que deja este equipo.

Buenos jugadores, poco gol

Uno de los grandes problemas de los de Blanc se parece a uno que nos suena mucho. Los bleus manejan bien el balón, saben abrir el campo y jugar fluido, pero a la hora de la verdad el gol no es una de sus virtudes. En el centro del campo M´Vila equilibra, crea y destruye a partes iguales, con Cabaye de escudero y Nasri conectando al ataque los galos tienen peligro. Mucho más si tenemos en cuenta las subidas por banda de Debuchy, Malouda y Ribéry. El peligro en ataque es un Benzema que pese a hacer una campaña soberbia con el Madrid no acaba de cuajar en esta Euro. Los grandes pueden aparecer en cualquier momento y si Karim acude a su cita contra España los de Del Bosque lo pasarán mal.

Cambio generacional

Laurent Blanc ha llegado a esta Francia con el objetivo de renovar un equipo que ha fracasado en las últimas grandes citas. El enfrentamiento entre Domenech y sus jugadores en Sudáfrica fue la gota que colmó el vaso. Renovación total y a seguir. En esta Euro hay hasta 12 jugadores nuevos respecto a la convocatoria de Sudáfrica hace dos años. Desde 2010 jugadores míticos como Sagna, Toulalan o Anelka han desaparecido del combinado galo. La media de edad de los galos es de 26 años y el bastón de mando se ha entregado a jugadores que acaban de pasar de los 20 (M´Vila (21), Cabaye (26) o Nasri (24)) o a otros con pocas apariciones con los galos pero mucha hambre: de los 23 convocados hasta 13 jugadores  han disputado menos de 20 partidos con Francia. Un equipo joven, que sabe jugar, con hambre, aunque con problemas, es lo que se encontrarán este sábado los de Del Bosque.

Débil defensa

Quizás Hugo Lloris sea uno de los mejores guardametas de esta Euro pero su defensa no va a ayudarle a ello. Sus laterales, de gran recorrido dejan sin tapar unos huecos que son difícilmente defendidos por Ribery o Ben Arfa. M´Vila y la nulidad en ataque de Diarra no dan para tapar los huecos y suplir la descoordinación que existe entre Mexès y Rami.

España jugó con fuego

A veces la grandeza en fútbol te la da una sola cosa: los resultados. Y el de hoy es de las únicas cosas que salvar de una selección que va y viene mientras despeja dudas por un lado y las enciende por otro. Los de del Bosque no estuvieron a la altura de una Croacia rocosa y peleona que estuvo a un gol de apearnos de la Euro. Mal partido de la Selección que no vio, hasta la salida de Navas, el final del túnel en el que se había convertido la segunda parte.

Complacencia, atasco mental o simple falta de ritmo, está por ver qué les falta a los chicos de del Bosque que han sembrado dudas cada vez que se han enfrentado a un rival de peso. El de hoy fue un caso así. El caso es que España comenzó la primera parte ambiciosa, sólo detenida por la contundencia táctica de una Croacia que no debaja pasar una. Y las que se les colaban a los de Bilic se convertían en ocasiones de un gol que no llegaba. Stark miraba a otro lado y el empate se mantenía hasta que el gol de Cassano complicaba las cosas y espoleaba a una Croacia a la que no le valía el empate.

Los primeros minutos de la segunda parte fueron los más duros para España. Una Croacia hambrienta puso contra las cuerdas a un equipo que no acababa de carburar y que se salvó gracias a las intervenciones brillantes de Casillas, que le sacó un disparo a bocajarro a Rakitic desde el pico del área. Coracia llegaba a borbotones y España no encontraba su sitio. Fue la salida de Navas por la derecha y la entrada en el campo de Cesc las que dieron al equipo hambre y ganas. Con el cambio del sevillano y Fàbregas en el campo España quiso el balón y se vio más identificada. Con ambición y frescura creó peligro en la puerta de Pletikosa hasta la llegada del gol del extremo del Sevilla. Oficio en defensa y temple en los minutos finales y la clasificación estaba hecha. Se esfumaron los “biscottos” y España pasa como primera de grupo con 7 puntos, dejando a Italia segunda con 5. Croacia, a la que le faltó un gol, dice adiós a una Euro en la que ha merecido más.

Los bajitos apuntan, Torres dispara

La selección española encarriló hoy con su victoria ante Irlanda el paso a los cuartos de final de esta Euro. A los de Del Bosque les vale un empate con Croacia para clasificarse a la siguiente ronda.

España venció con contundencia a una Irlanda que no estuvo a la altura. Los “Green boys” encajaron el primer gol con un potente disparo del fuenlabreño que disipaba así todos los rumores que había levantado su actuación ante Italia.  La Selección despejó dudas tras su debut ante los de Prandelli y aprovechó la ocasión para alejar a dos fantasamas: su falta de gol y el papel de Torres en el equipo. Sin embargo, la falta de definición sigue planeando al equipo que “sólo” pudo golear a un rival sin recursos en la segunda parte.  Sin embargo, Irlanda, a base de orgullo y balones largos llegó a asustar a Casillas. Todo un espejismo que se esfumó cuando los bajitos se pusieron peligrosos, no basta con tocarla.

Silva, Iniesta y Cesc

La “Roja” hace su mejor fútbol cuando tiene en el campo a sus mejores futbolistas. Hasta ahí está claro. La clave es que cuando estos se ponen las pilas el juego es fluido y el equipo llegador y muy peligroso. Silva enorme todo el partido, resolvió magistralmente un fallo defensivo de los irlandeses y puso el 2-0 en el marcador a los 4 min. de la segunda parte.  El tercero llegó cuando Irlanda, picada, dejó espacios atrás. Carrera del delantero del Chelsea y goleada encarrilada hasta la llegada del cuarto y definitivo gol de Cesc en el min. 83. El de Arenys salió supliendo a Torres y cumplió en su papel de falso 9.

Croacia: el tercero en discordia

Croacia llega a esta Eurocopa con el reto de igualar los grandes logros de los 90. Sin Suker, Boban o Jarni, los de Bilic tienen como principal reto sobrevivir a los cocos meditérraneos de España e Italia e intentar sorprender a uno de los dos para clasificarse a cuartos y, una vez allí, tener suerte en los cruces. Ha comenzado esta Euro a un gran nivel, imponiéndose con rotundidad a Irlanda en su partido inicial, aunque la victoria no es ninguna gran sorpresa sí que encarrila a los “Vatreni” para cumplir su primer gran objetivo.

Croacia se caracteriza por tener una defensa bien plantada en la que destaca Vedran Corluka y Pletikosa. Pero sin duda, el gran peligro viene arriba, con el experimentado matador Eduardo da Silva o el último convocado, Kalinic. A su pegada arriba se le une el peligro por la banda izquierda de Darío Srna y, sobre todos ellos la creatividad de Iván Rakitic y el último pase de su estrella, Luka Modric.

La estrella
El gran peligro de los croatas viene en la calidad de su mediapunta Modric. El del Tottenham es un jugador habilidoso, creativo y con recursos. Acusado de borrarse en las grandes citas el croata tiene en esta Eurocopa una oportunidad para redimirse de las críticas. Junto al sevillista Iván Rakitic o el talento de Kranjcar el fútbol de los de Bilic pasará, sin duda, por sus botas. Junto a estas dos estrellas destacan los ya mencionados Corluka y Eduardo, ya venido a menos en el fútbol ucraniano y con el reto de suplir la baja del lesionado Ivica Olic.


Un Eurocopa con importantes ausencias



La presente edición de esta Eurocopa va a estar marcada por la ausencia de grandes jugadores. Algunos de ellos, grandes estrellas. Otros, con menos caché pero de gran importancia en sus equipos.

Siete selecciones afectadas

Inglaterra está en cuadros. Ha perdido a uno de sus jugadores más importantes, Frank Lampard, lesionado en el muslo el pasado miércoles 30 y que dice así adiós a su última gran cita internacional. El sistema defensivo inglés también va a sufrir en sus primeros partidos. Gareth Barry, centrocampista de contención se lesionó en los abdominales en el preparatorio que Inglaterra disputó contra Noruega el pasado 26 de mayo. Una baja a la que se suma la del central Gary Cahill tras romperse la mandíbula jugando contra Bélgica el pasado 2 de junio. A la lista de enfermería se une la ausencia de Wayne Rooney durante los dos primeros partidos de Inglaterra en su fase de grupos debido a la suspensión que el punta del Manchester arrastra por la patada que propinó a Dzudovic en el clasificatorio contra Montenegro en octubre de 2011.

España

David Villa fue el máximo goleador de la pasada edición y su baja ha dejado a España con un grave problema de pegada arriba y sin su referente en ataque. En las últimas semanas el asturiano ha sido blanco de continuos rumores sobre su presencia con “La Roja” para esta Eurocopa. Villa se rompió la tibia el pasado 11 de diciembre y pese a que su recuperación ha sido meteórica él mismo decidió descartarse para la lista definitiva de Del Bosque. Además, una lesión en la rodilla ha dejado a Carles Puyol sin jugar su tercera Eurocopa.

Italia

El problema de los “azzurri” no han sido las lesiones sino el escándalo de las apuestas en el país alpino. La supuesta implicación de jugadores de la selección en una red de amaño de partidos ha hecho que Criscito fuera expulsado de la convocatoria mientras que los “bianconeri” Buffon y Bonucci están siendo investigados por las autoridades italianas. A esto se une la posible baja de Andrea Barzagli debido a las molestias musculares que sufre el defensa de la Juve en el gemelo izquierdo y que le hacen ser baja confirmada para el debut de Italia con España.

Croacia

Los “Vatreni” han perdido a su máximo referente ofensivo, el ya ex del Bayern Ivica Olic, que se rompió en el amistoso que los de Bilic jugaron contra Noruega el pasado 2 de junio. A esta baja se unen la del centrocampista Ilicevic, debido a un golpe en el gemelo el pasado miércoles 6 o la de zaguero Dejan Lovren.

Junto a estos cuatro equipos las selecciones de Rusia, Polonia y Dinamarca también han sufrido bajas a última hora. La línea defensiva rusa ha perdido a uno de sus centrales titulares Vasily Berezutski, además de su lateral Roman Shishkin, aquejado de un fuerte brote de gastroenteritis. Además de esto, los guardametas titulares de Polonia y Dinamarca, Lukasz Fabianski y Thomas Sorensen también se quedarán sin Eurocopa por lesión.

Irlanda: nada que perder, mucho que ganar

La selección irlandesa llega a la fase final de una Eurocopa por segunda vez en su historia tras 24 años después de su debut en este torneo en Italia ’88. El reto, a priori, para los chicos de verde es hacer un papel digno en un grupo que parece dominado por España e Italia. Sin embargo, Irlanda afronta esta fase con ganas de hacer un buen papel y jugadores consolidados en el fútbol de elite como O´Shea, Duff, McGeady y Robbie Keane.

Protagonistas

McGeady y Keane son las dos grandes esperanzas de “the Green boys” de cara a esta Euro. La electricidad de McGeady por la banda izquierda es uno de las mejores bazas para compensar el papel de Robbie Keane, que encarna el espíritu y la garra del combinado verde. La defensa, con Dune y St Legder está asegurada por alto, junto a un Given que es el gran seguro atrás bajo palos. Sin embargo, la solidez defensiva se la dará el planteamiento de una leyenda del fútbol, Giovanni Trapattoni que, pese a estar renovado hasta 2014 (tiene ya 73 años) vive el final de su carrera como técnico.

La clasificación

Irlanda está en esta Eurocopa tras haber quedado segunda clasificada en un grupo más que asequible en el que estaban presentes, entre otras, Moldavia y Andorra. Llegó a la fase final tras dejar atrás en la repesca a una Estonia que había logrado ser segunda, sólo superada por Italia. Robbie Keane fue el autor de 7 goles fueron la llave que dio el paso a Irlanda en la fase de clasificación.

¿El tapado?

Nada que perder, pero sí mucho que ganar. Esa máxima es la principal baza de los irlandeses en un grupo que parece dominado por España o Italia. Sin embargo los chicos de verde no tienen nada que perder y podrían sorprender a sus rivales, Italia, Croacia y España dando la campanada y logrando clasificarse como segundos de grupo. Aspirar a más ya parece algo muy improbable. En el Mundial de 2002 una España que pudo haber sido, al menos, semifinalista, sólo pudo con ellos desde los11 metros. Marrar atrás y confiar en la pegada de Keane o la explosividad de McGeady son las principales armas del equipo junto al juego aéreo.