Ronaldo y diez más

Cuando pienso en Portugal me acuerdo de la España de hace 15 años, aquella que llegaba a las fases finales sin un mal equipo y volvía con un chasco de narices, eliminada por errores arbitrales o actuaciones lamentables. La Portugal de ahora se parece a ese equipo que la prensa vendía como uno de los mejores. Y motivos para ello hoy. El combinado luso se ha plantado en las semis de esta Eurocopa yendo de menos a más y clasificándose en el “Grupo de la Muerte” por delante de la subcampeona del mundo, Países Bajos, compitiendo con la poderosa Alemania y contra una buena Dinamarca. En esta escalada de juego y efectividad ha destacado la evolución de su estrella, Ronaldo, protagonista de los dos últimos encuentros de los lusos.

Buque insignia

Por las botas del punta madridista pasa el 90% del peligro portugués, mucho más tras la lesión de Postiga. Cristiano Ronaldo es el autor de 3 de los 6 goles de los lusos y por sus botas han caído ya Holanda y República Checa. Ronaldo llega a esta semifinal con más hambre que nunca, tras una temporada brillante con el Madrid en la que ha marcado 46 goles sólo en Liga, cifra que no le ha valido para ser el máximo goleador del campeonato tras ser superado por Messi con 50 tantos. Y es que este pique entre ambos espolea a Ronaldo y le hace aún más peligroso. Ronaldo quiere este año el balón de oro. Además, las cuentas no saldadas con Piqué, Xavi o Iniesta pueden hacer el resto para la motivación del portugués.  La baja forma de Piqué unida al pique de Ronaldo es uno de los elementos más peligrosos para España, que tendrá que recurrir a un sistema de ayudas con Arbeloa, Busquets y Pedro para frenar a Cristiano.

10 más

Portugal no sólo es Ronaldo. Los de Paulo Bento son la revelación del torneo con pocas sorpresas. Quizás su 4-3-3 vea variaciones para frenar a España y podamos ver cómo se desenvuelven los lusos a la contra. Armas para ello tienen, a la velocidad y disparo de Ronaldo de une la habilidad de Nani o la seguridad defensiva de Pepe. Los carrileros son rápidos y con vocación ofensiva, sobre todo el renacido Coentrao. Sin embargo parte del peligro portugués pasa por las botas de sus centrocampistas: la creatividad de Veloso y Moutinho y la versatilidad del mohicano Meireles.

Italia: hambre, orgullo y buen juego

Italia es el rival a batir para España dentro del grupo C de esta Eurocopa. La selección alpina no llega a esta fase final en su mejor momento. Tras fracasar en el Mundial de 2010, los de Prandelli se enfrentan a dos retos. Por un lado, lavar la imagen del fútbol italiano, con un Mario Monti que llegó sugerir la suspensión del Calcio debido a los escándalos de las apuestas. Por otro, realizar con éxito en una fase final el cambio generacional de los azules tras ganar el Mundial de 2006 con jugadores míticos como Cannavaro, Zambrotta o Gattuso, y con nuevas caras como Diamanti, Giaccherini o Borini. Hace dos años la “Azzurra” fracasó en Sudáfrica, y el orgullo de los de Prandelli está herido. Eso les hace más peligrosos que nunca.

La estrella

Andrea Pirlo es quien lleva los galones en el centro del campo. El bresciano se enfrenta a la que, posiblemente, sea su última gran cita en el combinado italiano, sin embargo, pese a su edad, 33 años, llega en uno de sus mejores momentos tras llevar a la Juventus a reconquistar la gloria en la Serie A durante la pasada temporada. El veterano jugador de 33 años es el encargado de llevar la batuta en la creación de juego, la principal novedad de Italia en esta Eurocopa, y es que, la selección de Prandelli suma la intención de tratar bien el balón a sus valores clásicos de solidez defensiva, posicionamiento táctico y máxima efectividad en ataque. Que la estrella de un equipo sea un jugador de 33 años es algo que puede marcar o un éxito o un fracaso rotundos debido a la poca experiencia de muchos de sus jugadores. Sin embargo, por su calidad en la distribución, sus llegadas arriba y su golpeo a balón parado Pirlo sigue siendo Pirlo.

 Atención a

La dupla Balotelli-Cassano puede ser uno de los fenómenos de la Eurocopa, no tanto por su juego o por su efectividad arriba sino por el espectáculo mediático que les rodea y su tendencia a la polémica. Balotelli ha avisado: “si me tiran un plátano, iré a la cárcel”. Antonio Cassano vive una segunda época dorada tras el fiasco de su aventura en Madrid. El de Bari anotó 6 de los 20 goles que hizo la “Squadra” en su clasificación para la fase final de esta Eurocopa.

Clasificación

En la clasificación para una fase final siempre hay sorpresas. Italia no dio pie a ello al machacar con contundencia a sus rivales en el grupo C, en donde sacó al segundo clasificado, Estonia, 10 puntos. Si bien es cierto que su grupo era bastante asequible y tan sólo Serbia podría haberles hecho frente, la fase clasificatoria de Italia muestra que pese a escándalos y la poca experiencia de algunos de sus jugadores, los de Prandelli son tan peligrosos como acostumbran cuando llegan los momentos decisivos.