Los 80, años de boicot

Moscú ´80: Estos fueron los Juegos del boicot. Participaron 5.179 atletas, casi 900 menos que en Montreal. Los EEUU boicotearon la edición moscovita de las Olimpiadas argumentando tomando como excusa la invasión soviética de Afganistán. Su presidente, Jimmy Carter, presionó a los atletas estadounidenses con la revocación del pasaporte si acudían a los Juegos. Con EEUU capitaneando el boicot países como Argentina, Israel, Japón o Alemania Occidental se sumaron a la iniciativa de los estadounidenses. Los deportistas españoles participaron bajo la bandera olímpica, no con la enseña rojigualda, y cosecharon el que fue el mayor éxito para nuestro deporte hasta el momento: seis medallas: un oro en vela, además de tres platas y dos bronces.

Los Ángeles ´84: Los JJOO volvían a Los Ángeles, ciudad olímpica en 1932, cuando la crisis económica tras el ´29 azotaba el mundo. En esta ocasión la crisis era política y deportiva: cuatro años después la URSS devolvió a EEUU la misma moneda que en Moscú, boicoteando los Juegos de Los Ángeles junto a Bulgaria y Alemania Oriental. En ambos boicots los países que no habían competido sumaron más de la mitad de las medallas totales de Montreal.

En el plano deportivo el gran vencedor de los JJOO fue Carl Lewis. Lewis repitió la hazaña de Owens en el 36 tras conseguir el oro en 100, 200 y 400 metros lisos, además en 4×100 relevos.

Seúl ´88: Corea inauguraba unos Juegos en Asia en un momento en el que la economía de los llamados “Dragones asiáticos”. La economía pudo más que la democracia y Seúl ganó los JJOO en 1981, bajo la dictadura del golpista Chun Doo Hwan. En un principio el COI tuvo intención de que las dos Coreas organizasen juntas los Juegos. Coreal del Norte no sólo se negó a hacerlo sino que no participó en el evento, iniciativa secundada, entre otros por Cuba y Nicaragua.

En el plano deportivo el gran protagonista fue Ben Johnson. Johnson ganó la prueba reina de unos JJOO, los 100 metros lisos con una marca de 9,79 seg, veinte centésimas más que el ganador a la postre del oro, Carl Lewis, segundo en la prueba; cuando se le retiró a Johnson el oro tras dar positivo en los controles antidopaje.

Esta victoria convirtió a Lewis en el único velocista, hasta Usain Bolt, en ganar dos oros en los 100 metros lisos de unos JJOO.

El atletismo siguió viviendo grandes momentos en estos JJOO. La estadounidense Florence Griffith ganó el oro en los 100 metros femeninos, estableciendo un récord del mundo que aún sigue vigente.

Griffith posa con el oro en los 100 metros lisos. A esta presea se sumarían dos oros más y una plata, en 400 m. relevos

“Flo-jo”, como era conocida mediáticamente posa con el oro en los 100 metros lisos. A esta presea se sumarían dos oros más y una plata, en 400 m. relevos

Otro gran paso de estos JJOO se dio en cuanto al profesionalismo. El tenis volvía a unos JJOO tras más de 60 años de ausencia, en Paris ´24. El oro femenino fue para Steffi Graf, que había ganado el oro en Los Ángeles ´84 aunque, por entonces, el tenis era sólo un deporte de exhibición.

Años 70: Comaneci, Spitz y la Masacre de Munich

La olimpiada de Munich ´72 ha pasado a la Historia por la masacre de Munich en la que un comando terrorista palestino secuestró a la delegación israelí en los Juegos. Dos deportistas israelíes murieron en el secuestro, nueve atletas pudieron escapar en la confusión inicial y otros ocho se ocultaron de los atacantes. La desastrosa operación de rescate llevada a cabo por las autoridades alemanes condujo a la muerte de otros nueve representantes de Israel, ocho de los secuestradores y un oficial de policía alemán.

Los JJOO sólo se suspendieron durante el día 5 de septiembre, causando un gran malestar en muchas delegaciones. La bandera olímpica se izó a media hasta, aunque los representantes de los países árabes exigieron que sus enseñas ondeasen en lo alto del mástil. La representación israelí abandonó los JJOO mientras que el COI, a la cabeza de su presidente por entonces, Avery Brundage se negó a que los JJOO se suspendieran debido a un ataque terrorista.

Un integrante de Septiembre Negro, como se llamaba el comando palestino, en la villa olímpica

Un integrante de Septiembre Negro, como se llamaba el comando palestino, en la villa olímpica

Mark Spitz: fue el gran protagonista de estos Juegos, consiguiendo 7 metales en las pruebas de natación. Hasta Michael Phelps Spitz fue el nadador más laureado en unos JJOO.

Además de esto la URSS venció en el medallero a EEUU en unos JJOO que vieron el estreno como disciplina olímpica del balonmano.

Montreal 1976: estos JJOO fueron los primeros en sufrir un boicot. Muchos países africanos se negaron a acudir a Montreal debido a que la selección de rugby de Nueva Zelanda jugó contra Sudáfrica, un país vetado por entonces por el COI debido al régimen del apartheid. 29 países retiraron a sus delegaciones, junto a las dos Chinas, debido al conflicto existente entre Taiwán y Pekín. Canadá reconocía al país comunista y la China de Taiwán no quería participar en los JJOO bajo la denominación de Taiwán.

La gran protagonista de estos JJOO fue la rumana Nadia Comaneci. Comaneci fue la primera gimnasta en conseguir una puntación perfecta, 10,0 en asimétricas, ganando el oro en esta disciplina, además de en barras en equilibrio y concurso general.

Los países del Este fueron los claros dominadores en gimnasia durante Montrel ´76

Los países del Este fueron los claros dominadores en gimnasia durante Montrel ´76

Como curiosidad, estos JJOO fueron los más caros hasta el momento: la construcción de las instalaciones se financió gracias a un impuesto sobre el tabaco en la provincia de Québec. Dicho impuesto se mantuvo vigente hasta 2006.

Mexico ´68

Si unos Juegos merecen un post propio y destacado, puede que los de México sean los primeros candidatos. Tanto en el plano deportivo, como en el político o histórico estos JJOO son unos de los más memorables de toda la Historia. Desde la misma elección de la sede al famoso “black power” de los atletas estadounidenses estas JJOO han sido unos de los más polémicos.

En el plano político el año ´68 fue muy convulso. El mayo del ´68 parisino agitó muchas conciencias. El Pacto de Varsovia invadió y ocupó  Checoslovaquia desde enero hasta agosto. En EEUU la guerra de Vietnam causó un gran malestar en la minoría negra, que había visto morir asesinada a Martin Luther King en abril. Además, en el propio México el clima estaba caldeado. Una manifestación estudiantil en la Plaza de Las Tres Culturas, en Tlatelolco, Ciudad de México, en la cual la policía intervino causando más de 80 víctimas entre los manifestantes.

Black Power

Es famosa la imagen de Tommie Smith y John Carlos, oro y bronce en 200 metros lisos, levantando el puño y agachando la cabeza ante el himno de EEUU. Fue la más llamativa de las protestas de los atletas estadounidenses de raza negra, que anteriormente había realizado protestas como salir al podio con descalzos  y con calcetines negros.  Smith y Carlos subieron descalzos al podio y con la pegatina, pero con un guante negro cada uno. Smith, además, portaba un pañuelo oscuro en el cuello que representaba el orgullo negro y Carlos llevaba el chándal abierto como solidaridad con los obreros estadounidenses, así como un colgante por los que fueron linchados o asesinados por el color de su piel.

Smith dijo  “si gano, soy americano, no afroamericano. Pero si hago algo malo, se dice que soy un negro. Somos negros y estamos orgullosos de serlo. La América negra entenderá lo que hicimos esta noche”. Carlos y Smith fueron expulsados por el COI debido a que habían hecho una reivindicación política. Pese a esto los medallistas de 400 metros se les unieron, incluso Bob Beamon lo hizo: el COI no se atrevió a expulsar más atletas.

Peter Norman (Australia) se sumó a la reivindicación por los Derechos Humanos con una pegatina en el pecho

Peter Norman (Australia) se sumó a la reivindicación por los Derechos Humanos con una pegatina en el pecho

En EEUU ambos atletas fueron criticados, perseguidos y amenazados de muerte. Smith dejó de competir para acabar jugando al fútbol americano en los Cincinnati Bengals. Carlos continuó un poco más hasta que hizo lo mismo que su compañero en los Philadelphia Eagles. Su mujer se suicidó ante las presiones que sufrieron. Incluso a Peter Norman se le condenó al ostracismo: pese a obtener las marcas necesarias para Montreal ´72 Australia le dejó fuera de los Juegos. Para Sidney ´2000 fue EEUU quien le invitó, Australia no se acordó de él pese a que su marca, 20.06 seg., sigue siendo la mejor de un australiano en 200 metros. Murió alcoholizado en 2006 a los 64 años. Smith y Carlos portaron su féretro el día de su funeral.

Atletismo y Bob Beamon

Los Juegos de Ciudad de México no fueron bien acogidos por la prensa internacional argumentando que la altitud de la ciudad, 2200 msnm, podría afectar a los atletas. Sin embargo en las pruebas de velocidad y salto se registraron marcas consideradas imposibles. El norteamericano Bob Beamon, que marcó 8m 90cm en el salto a distancia, 55cm más que el récord anterior. Jim Hines alcanzó 9 seg 90 en los 100 metros, una marca que parecía imposible. Además

También Jim Hines alcanzó 9 seg90 en los 100 metros, una marca que parecía inalcanzable para un ser humano. Lee Evans marcó un récord que duraría 19 años en 400 metros, con 43.86 seg. Dick Fosbury popularizó una nueva técnica de salto, el Fosbury Flop, con la que ganó el oro en salto de altura.

Protestas contra la URSS

La invasión soviética de Checoslovaquia creó una de las estrellas de los Juegos: la gimnasta checa Vera Caslavska, perseguida por su oposición al gobierno títere que había puesto Moscú en Checoslovaquia, ganó cuatro medallas de oro y se metió al público en el bolsillo al ejecutar los ejercicios de suelo con música mexicana.

Los 60: Roma y Tokio

Roma 1960: Si hay algo que se pueda destacar de la edición romana de las Olimpiadas es el monumental escenario que la Ciudad Eterna dio a los Juegos. Junto a varias instalaciones innovadoras, se habilitaron edificios romanos como las Termas de Caracalla, sede de gimnasia, o la Basílica de Majencio, para lucha. El maratón partió del Capitolio para, tras recorrer las principales calles de Roma, llegar a la meta ubicada en el Arco de Constantino, junto al Coliseo.

 

Además de esto uno de los dos grandes destacados de estos Juegos fue el etíope Abebe Bikila. La historia de este corredor es curiosa: Bikila era miembro de la Guardia Imperial del dictador Haile Selassie y nunca pensó en dedicarse a correr. Ver a los atletas etíopes desfilando ante su emperador le dio la idea de competir, y a ello se puso. Bikila ganó varios campeonatos de las Fuerzas Armadas pero no fue seleccionado por su país para Roma hasta que el destino le dio su oportunidad: un miembro de la delegación etíope se lesionó jugando al fútbol y Bikila fue el encargado de suplirle para Roma. Precisamente por sus calles Bikila corrió descalzo la maratón, lanzando su ataque final ante el Obelisco de Axum que Mussolini le había quitado a los etíopes en 1936.

 

 

Cassius Clay es la otra gran leyenda de estos Juegos,  antes de convertirse en profesional participó en Roma donde ganó el oro en la categoría de semipesados.

Cassius Clay, con 18 años, medalla de oro en semipesados en Roma ´60

Cassius Clay, con 18 años, medalla de oro en semipesados en Roma 

Tokio 1960: Estos Juegos fueron los más innovadores en cuanto a tecnología que se habían celebrado hasta el momento. Tokio había resultado destruida tras los bombardeos americanos durante la Segunda Guerra Mundial y los nipones aprovecharon la posguerra para reconstruir su capital con un trazado urbano nuevo, además un monorrail que unía el aeropuerto con la ciudad y una red de autopistas.

En el plano deportivo destacó la inclusión del voleibol y del judo, deporte nacional en Japón. Los deportistas más destacados fueron, una vez más, Latynina, que siguió engrosando su medallero, y Bikila.

Tensión política en los 50: de Helsinki y Melbourne

Durante los 50 la guerra fría llegó a los Juegos en todo su esplendor.

En Helsinki 1952 Stalin se negó a que la antorcha pasara por territorio de la URSS y aunque permitió que la URSS debutase en unos JJOO impidió que los atletas soviéticos compartieran la villa olímpica con los atletas del bloque occidental. Además, Alemania compitió como República Federal de Alemania mientras que la República Democrática, de corte socialista, no recibió invitación. Además de esto el reconocimiento del COI a la China comunista hizo que la China nacionalista, con gobierno en Taiwán, abandonase los JJOO tras la inauguración como señal de protesta.

Kolehmainen introdujo la antorcha olímpica en el estadio y Paavo Nurmi encendió el pebetero. ¿Premonición de los JJOO? El gran protagonista de los JJOO sería otro fondista, Emil Zatopek. El checoslovaco ya había ganado dos medallas en Londres en 10.000 y 5.000, pruebas en las que quedó campeón olímpico, además de la maratón en Helsinki.  Zatopek, además, pasará a la Historia por su estilo pesado y fatigoso que daba la sensación de estar, continuamente, a punto de desfallecer.

Otro gran destacado de estos Juegos fue a selección de fútbol de Hungría, que por entonces,  vivía su mejor época en este deporte con un equipo encabezado por leyendas como Puskas o Kocsis, y que vencieron en la final a Suecia, campeón olímpico en Londres.

Melbourne 1956: Estos Juegos fueron los primeros que se celebraron fuera de Europa o EEUU. Además, por encontrarse Australia en el hemisferio sur las fechas en las que se celebraron cambiaron radicalmente: del 22 de noviembre al 8 de diciembre.

Los Juegos estuvieron marcados por dos boicots, el de los países árabes a la Gran Bretaña y Francia por la Crisis de Suez y el de España, Suiza y Holanda por la invasión del Pacto de Varsovia a Hungría, que protagonizó con URSS el llamado “Baño sangriento de Melbourne”. En Melbourne tomaron parte 3,184 atletas frente a los 4955 de Helsinki.

Además, las leyes australianas impidieron que las pruebas hípicas se celebrasen en el país austral, por lo que se disputaron en Estocolmo: por primera vez unos JJOO tenían competiciones deportivas en países distintos.

En el plano deportivo la gran protagonista fue la ucraniana Larissa Latynina. Esta gimnasta destacó en una época en la que Nadia Comaneci aún no había puesto de moda la gimnasia como deporte olímpico. En la época de Larissa la gimnasia era concebida menos como un arte, como ahora, más unido a la danza, y se cuidaban más las cabriolas y piruetas. Latynina había comenzado en el ballet y esa afición marcó su estilo. 

Además, Latynina destacó a una edad que ahora nos suena extraño en gimnasia: 19 años, y se mantuvo en activo y cosechando éxitos hasta los 32 años. Latynina ha sido, hasta la llegada de Phelps a Londres, la persona con más medallas olímpicas: 19: 9 oros, 5 platas y 4 bronces.

El interregno: Londres 1948

Los años 40 fueron convulsos para los JJOO debido a los conflictos del momento, el mayor de ellos, la Segunda Guerra Mundial hizo que, Helsinki y Londres, ciudades elegidas para los Juegos de 1940 y 1944 respectivamente, se suspendiesen. Para la edición del año ´40 Tokio fue la ciudad elegida pero se eligió finalmente Helsinki debido al estallido de la guerra entre Japón y China. La Segunda Guerra Mundial pospuso los JJOO al año ´48, celebrados, de nuevo, en Londres. Hasta el recorrido de la llama olímpico sufrió alteraciones debido a la guerra civil que Grecia padecía por entonces.

Londres 48: Estos Juegos fueron sumamente pobres. La ciudad de Londres se encontraba devastada tras la guerra y no se realizaron grandes obras para recibir a los Juegos sino que se reutilizaron infraestructuras ya existentes. En el plano deportivo la situación no fue mejor: muchos atletas habían muerto tras la guerra o habían perdido sus mejores años de carrera en los doce de ausencia desde Berlín ´36. El conflicto además impidió que los nuevos deportistas olímpicos se formasen correctamente por lo que las nuevas generaciones tampoco despuntaron en esta edición.

 

Londres quedó destruida por los bombardeos alemanes durante la II Guerra Mundial. La necesidad de reconstruir la ciudad hizo que, por ejemplo, la pista de atletismo de Wembley se hiciera con ceniza, ante la falta de recursos.

Londres quedó destruida por los bombardeos alemanes durante la II Guerra Mundial. La necesidad de reconstruir la ciudad hizo que, por ejemplo, la pista de atletismo de Wembley se hiciera con ceniza, ante la falta de recursos.

La política se mezcló con el deporte, una vez más. La URSS no acudió a los Juegos, aunque sí lo hicieron muchos países de la Europa del Este: había llegado la guerra fría.

La edición de Berlín trajo al mundo la primera emisión televisiva de la Historia: el discurso inaugural de Hitler. Doce años después los Juegos de Londres fueron los primeros en ser televisados, aunque lo rudimentario de la tecnología de la época hizo que el radio de emisión sólo alcanzase un radio de 80 km alrededor de Wembley, el estadio olímpico. En deporte las absolutas estrellas fueron, Fanny Blankers-Koen, ama de casa de 32 años y madre de dos hijos, que ganó cuatro medallas de oro: en los 100 m, 80 m con vallas (batiendo el récord del mundo con 11,2 s), los 200 m y el relevo 4 x 400 metros. Además, Emil Zatopek, la “locomotora humana”, ganó el oro en 10.000 y 5.000 metros.

La rival de Blankers-Koen en los 80 metros era la británica Maureen Gardner, que había igualado la marca mundial de Blankers-Koen antes de los Juegos Olímpicos y correría ante su público. Ambas atletas llegaron a la final. A pesar de un mal inicio, Fanny retomó el paso rápidamente, pero no pudo escaparse y llegó a la meta junto a Gardner. Cuando se ejecutó el himno nacional Británico Fanny pensó que había perdido. La razón del himno fue la llegada de la Familia Real Británica al estadio. El foto-finish reveló que Blankers-Koen había ganado, aunque ambas corredoras recibieron el mismo tiempo (11.2)

 

 

Crisis política y económica en los años 30

Los Ángeles 1932: China y Colombia debutaron en los segundos JJOO que se celebraban en EEUU. Por entonces el número de países participantes era de 37 países. La crisis económica que vivía por entonces el mundo lastró gravemente los Juegos. A Los Ángeles sólo asistieron 1.332 atletas y la presencia de los no estadounidense fue notable. Un ejemplo: a Paavo Nurmi se le prohibió competir debido a que había recibido dinero para costearse el viaje, algo prohibido según el COI debido a que perdía su status de amateur.

Estos Juegos tuvieron como novedades la construcción de la primera villa olímpica para los atletas además de la creación del podio de diferentes alturas, al que se suben los ganadores de las pruebas y se izan las banderas de sus países. Hasta entonces no fue así ya que Coubertin concibió los Juegos como una competición entre personas, no entre países.

Como curiosidades: se produjo el primer caso de sospecha sexual: Stanislawa Walasiewicz, polaca, ganó la prueba de 100 metros lisos, aunque siempre hubo quién dudó que fuera mujer. La polaca tenía aspecto masculino, muy musculada para las atletas de aquella época. Por entonces no había forma científica de demostrar si era hombre o mujer y sólo quedaba el desnudo como opción, algo a lo que se negó. Con un aspecto tan robusto como el de Walasiewicz, tras ganar la prueba se quitó la ropa ante un jurado para demostrar que era una mujer. Walasiewicz siguió compitiendo, ganando medallas y batiendo récords del mundo, ya con nacionalidad estadounidense y con el cambio de nombre a Stella Walsh. El dilema acabó quedando resuelto casi 50 años más tarde. En 1980 la mataron en un atraco a un supermercado y la autopsia demostró que era genéticamente un hombre.

Berlín 1936: 

Estos son, sin duda, unos de los Juegos más memorables y recordados de todos los tiempos. El COI había elegido a la ciudad de Barcelona en 1931 para la celebración de esta XI edición pero la proclamación de la República asustó a los miembros del COI, profundamente conservadores. Por esta razón Barcelona organizó para este año las Olimpiadas Populares.

Los Juegos de Berlín, pese a las polémicas posteriores, fueron los mejor organizados hasta el momento. EEUU estuvo a punto de boicotear los Juegos por la política antisemita alemana, que se suavizó en Berlín durante la celebración de los campeonatos. Jesse Owens ganó cuatro medallas de oro, poniendo en tela de juicio la teórica superioridad aria que el régimen nazi postulaba.

Owens ganó el oro en 100 y 200 metros lisos, salto largo y relevos

Owens ganó el oro en 100 y 200 metros lisos, salto largo y relevos

Ha habido mucha controversia sobre la negativa de Hitler a dar la mano a Owens, lo cierto es que el dictador alemán, por protocolo, no se la podía dar a nadie, algo que sólo hizo con los dos primeros medallistas de los Juegos. Años más tarde Owens afirmó en sus memorias sentirse mucho más despreciado por el propio Roosevelt, que inmerso en la campaña política para el ´33 rechazó recibir a Owens en la Casa Blanca por necesitar el voto del sur, tradicionalmente racista.

España no participó en los Juegos debido al estallido de la Guerra Civil. No volvería a unos Juegos Olímpicos hasta ocho años después.

De Estocolmo ´12 a Amberes ´20

Los años 10 comenzaron de manera difícil para los JJOO. Por entonces, la escalada de tensión que vivían las potencias europeas había hecho que ediciones anteriores sirvieran más como motivo para aumentar dicha tensión entre las naciones que para fomentar el espíritu olímpico que Coubertin quería promover con los juegos de la Era Moderna. Ejemplo de esto fueron las tensiones nacionalistas con irlandeses y fineses de la anterior edición. Los Juegos saldrían fortalecidos de la edición de 1912, sin embargo, la hermandad y unión que querían promover las Olimpiadas fue insuficiente para detener la llegada de una de las grandes catástrofes del siglo: la Gran Guerra.

Estocolmo 1912: De la edición en Suecia se dijo que habían sido los mejores Juegos celebrados hasta el momento. Tomaron parte más de 2500 atletas de 28 países, varios de ellos debutantes, como Portugal, Japón o Egipto. En Suecia estaba prohibido el boxeo, por lo que este deporte desapareció en esta edición de las Juegos. Como anécdotas, en la prueba de Pentatlón participó el mismísimo general George Patton, que cinco años después participaría como capitán en la batalla de Cambrai con la fuerza expedicionaria estadounidense en Europa.

Precisamente este país sería el dominador principal de los Juegos, consiguiendo 63 medallas, 25 de ellas de oro. Patton quedó quinto en la prueba de pentatlón.

Otra anécdota fue la del japonés Shisho Kanaguri, maratoniano que abandonó la carrera sin avisar a los jueces y fue dado por desaparecido por las autoridades suecas. Kanaguri volvió a Japón pero contó por desaparecido para la policía sueca hasta 1966, cuando se descubrió que estaba viviendo en su país y había participado en más pruebas olímpicas. La televisión sueca se puso en contacto con él y le ofreció acabar la prueba de 1912, que Kanaguri completó a los 54 años en 8 meses, 6 días, 8 horas y 32 minutos.

La Primera Guerra Mundial impidió que los Juegos de 1916 se celebrasen en la sede prevista para ello, Berlín. Hasta 1920 no volvería la cita olímpica, en esa edición:

Amberes 1920: La ciudad belga fue elegida como sede para homenajear a los combatientes belgas de la Primera Guerra Mundial. El espíritu pacificador de la época creó un nuevo signo: la bandera olímpica de cinco anillos sobre fondo blanco. EEUU siguió dominando el medallero, con 95 metales, 41 de ellos, de oro. Sin embargo, el gran protagonista de estos Juegos fue Paavo Nurmi, uno de los mejores fondistas de la historia. Nurmi ganó tres oros en Amberes y fue el más conocido de los llamados “flying finns”, junto a Hannes Kolehmainen y Ville Ritola.

Nurmi ganó el oro en 10.000 metros, 8.000 campo a través y 8.000 campo a través por equipos.

 

De Atenas 1896 a Londres 2012

El pasado miércoles las selecciones femeninas de fútbol de Gran Bretaña y Nueva Zelanda abrieron los 30º Juegos Olímpicos de la era moderna, que comenzarán oficialmente hoy viernes con ceremonia de apertura. La ciudad de Londres celebra sus terceros juegos olímpicos 116 años después de la primera edición en Atenas, en 1896. Aquí os dejo un reportaje de Marca sobre su historia. Además de esto, en los próximos días escribiré su Historia década por década.

Atenas 1896. Los primeros juegos, puestos en marcha gracias a los esfuerzos de Pierre de Coubertain contaron con la participación de 241 atletas de 14 países. Sólo se compitió en 43 modalidades de 9 deportes y sin participación femenina.

Los franceses Léon Flameng (izq.) y Paul Masson ganaron cuatro eventos de ciclismo

París 1900. El siglo XIX. Los juegos parisinos se celebraron de manera conjunta a la Exposición Universal de ese año, hecho que prolongó su duración a 5 meses, de mayo a octubre. Fueron los primeros en los que se disputaron competiciones femeninas y en los que se compitió, por primera y única vez en deportes como pelota vasca y golf. Precisamente en la primera es donde España consiguió su primera medalla, de manos de José de Amézola y Aspizúa y Francisco Villota.

Alvin Kraenzlein (EEUU), ganador de cuatro medallas oro

San Luís 1904. Los juegos cruzaron el Atlántico por primera vez en esta edición, en la que se inició la tradición de entregar medallas de distintos metales a los primeros clasificados de cada competición. Además, en San Luis se pudieron ver competiciones tan pintorescas como Juego de la soga o roque.

El estadounidense Archie Hahn ganó las competiciones de los 60 m, 100 m y 200 m, fijando el récord olímpico para esta última especialidad en 21,6 segundos.

Londres 1908. Los primeros juegos de la capital británica llegaron de rebote. La ciudad de Roma fue la elegida por el COI para ser sede de los Juegos pero la erupción del Vesubio en 1906, que destruyó la ciudad de Nápoles, hizo que el gobierno italiano tuviera que destinar fondos para la reconstrucción de la ciudad en lugar de construir el equipamiento para Roma. En este año ya participaban 22 países en 110 competiciones en 21 deportes. Otra anécdota fue la negativa de los atletas irlandeses y finlandeses a participar bajo las banderas de Gran Bretaña y Rusia, respectivamente.

Oscar Swahn de 60 años es el competidor de más edad que haya ganado medalla de oro, en tiro

La Roja escribe la Historia

Si a cualquier entendido le preguntaran cuál es el mejor equipo de la Historia, tanto en clubes como en selecciones todos, en mayor o menor medida coincidiríamos en nombre al Brasil del ´70, a la Holanda del ´74, el Milán de Sacchi, el Madrid de Di Stefano o el Barça de Guardiola. La lista puede ser interminable. Lo malo de hacer estas clasificaciones es que podemos caer en el peligro de mitificar a equipos o jugadores que ya no volveremos a ver más. El valor del mito en sí mismo es un peligro en este sentido y causa el riesgo de minusvalorar grandes hitos que se consiguen en nuestro día a día, en el tiempo que vivimos. Y creo que estamos haciendo eso ahora mismo. Entre el domingo y ayer, cientos de miles de personas en todas las ciudades de España se lanzaron a la calle para  celebrar la victoria de la selección en esta Eurocopa. La gente celebraba el éxito del momento, como una especie de éxtasis que llega de manera catárquica, casi orgásmica, y se acaba diluyendo entre el mar de informaciones diarias y quehaceres que todos tenemos.

En este contexto caemos en la grave falta de no ver las cosas con la perspectiva que merecen. Y es que a veces los árboles no nos dejan ver el bosque. Tanto en números, como en trofeos España ha arrasado y es merecedora de ser llamada como la mejor selección de la Historia. España ha ganado, seguidas, una Eurocopa, un Mundial y otra Eurocopa en un espacio de 4 años. En el camino, en esas competiciones España ha metido 32 goles y ha encajado 6. Ha ganado 15 partidos, empatado 3 y perdido 1 tan sólo. David Villa fue el máximo goleador en la Euro ´08, Torres en la de 2012. En ambas competiciones Xavi Hernández (2008) y Andrés Iniesta han sido los mejores jugadores respectivamente. En este tiempo, tan sólo el fiasco de la Copa Conferaciones en 2009 y alguna sonara derrota en amistosos han cuestionado la dominación de la selección en el panorama internacional.

El Brasil de Pelé “sólo” conquistó el Mundial de 1970, siendo 3º en Argentina ´74. La Holanda de Cruyff fue dos veces subcampeona del mundo entre 1974 y 1978. En ese periodo, contando con la Euro ´76 la “Naranja Mecánica” ganó 12 partidos, empató 3 y perdió 4. Los goles a favor son 40 frente a 16.  Los números hablan a favor de España, con más victorias (15 de 19 frente a 12 de 19 de Holanda) y mejor coeficiente goleador, con 5 goles por cada 1 encajado frente a los 2,5 a favor conseguidos por Holanda por cada gol en contra. España ha ganado tres trofeos en 4 años, tan sólo la Alemania de los 70 se le aproxima en títulos conseguidos, con un Mundial ganado en 1974, y dos Eurocopas en 1972 y 1980. Entremedias, el subcampeonato del 76. Es decir, los mismos títulos pero en el doble de años, 8, y nunca enlazando tres galardones seguidos. Además de los números y trofeos España ha hecho historia por su juego. Los diarios internacionales alaban el juego de los de Del Bosque, que por plasticidad y belleza nos deja en el podio del buen fútbol.

España es, por tradición, un país efímero y de modas y parco en memoria, y más en deporte. Habrá que ver, con la distancia y perspectiva que dan los años, cuál es el lugar que realmente estos jugadores merecen en la Historia del Fútbol. Sólo el tiempo lo dirá.  De momento toca disfrutar el momento, ya tendremos ocasión de valorar esto como realmente se merece: unos jugadores, con unos valores y una forma de jugar que hicieron Historia ganando todo de manera que nadie ha ganado aún, tanto en fútbol, como en números.