Bolt y Phelps, vencedores en Londres

Los Juegos de Londres nos dejan dos campeones absolutos. Siguiendo su línea de éxitos de Pekín, el velocista jamaicano Usain Bolt y el nadador estadounidense Michael Phelps son los vencedores absolutos de esta 30ª edición de los Juegos modernos. Usain Bolt ha ganado el oro en 100 y 200 metros lisos, además de la medalla obtenida en la prueba de relevos con su compatriota Yohan Blake. Bolt se quedó a 5 centésimas de batir su propio récord de velocidad. Además, con las victorias en las pruebas de relevos y 200 metros lisos se convierte en el velocista más laureado en unos Juegos, con 6 oros, tres en 100 y 200 metros y 4×100 relevos en Pekín en 2008 y las mismas preseas para las mismas pruebas en Londres.

Tras la suspensión de Ben Johnson por dopaje, Carl Lewis se convirtió en el primer atleta en ganar dos oros en 100 m. en unos Juegos. Bolt ha igualado esto conquistando en la carrera de Londres su segundo oro en esta prueba.

Michael Phelps ganó en Londres su 21ª medalla. En Pekín sorprendió al mundo ganando ocho oros, uno más que Spitz en el ´72. Antes de eso, Phelps había conquistado en Atenas seis oros y dos bronces además de los cuatro oros y dos platas de Londres. Phelps es el mejor nadador de la historia, como así lo ha reconocido el propio Spitz, que dijo de él que “no sólo es el nadador más grande de la historia sino, posiblemente, también el mejor atleta.”

Coubertin creó estos nuevos juegos como un motor para hacer que el Ser Humano se superase a sí mismo. Y esta superación no es sólo deportiva, sino también, personal. Por ello cabe mencionar el caso de dos deportistas. El primero de ellos es Oscar Pistorius. El velocista sudafricano perdió las dos piernas a los 11 meses de nacer por una malformación que le hizo nacer sin peronés. Pistorius pasó su juventud practicando deporte, entre otros, rubgy o waterpolo, pero una lesión de rodilla a los 19 años le hizo llegar al atletismo. Tras dominar con absoluta claridad en los Juegos Paralímpicos de Atenas Pistorius pidió al COI competir en los Juegos de Pekín. La IAAF, (Federación Internacional de Atletismo) le denegó esta petición pero Pistorius acudió al TAS (Tribunal de Arbitraje Deportivo) que revocó la prohibición de la IAAF. Pistorius corrió para Pekín aunque no obtuvo las marcas necesarias para clasificarse e ir a los Juegos de 2008. En Londres Pistorius corrió en el equipo sudafricano, siendo el primer doble amputando en disputar unos JJOO. Además, logró clasificarse para las semifinales de 4×100 relevos.

El segundo es el tirador surcoreano Im Dong-Hyun. Hyun es oficialmente ciego, sin embargo, esto no le ha impedido establecer dos récords del mundo: individual 72 flechas y 2016 flechas por equipos. Antes, Hyun ya tenía había conseguido dos oros olímpicos, en Atenas y en Pekín.

Los Juegos del Siglo XXI: Bolt y Phelps

Sydney 2000: Los Juegos devolvían a Oceanía tras Melbourne. Cathy Freeman, deportista de origen aborigen fue la segunda mujer en encender el pebetero olímpico en una ceremonia que sirvió para reconciliar a esta minoría con los europeos que llegaron a la isla continente en el siglo XVIII. Los Juegos de Sydney fueron un éxito de asistencias, se vendieron más del 80% de las localidades. Además se batió el récord de países participantes, 199, destacando la exclusión de Afganistán por el régimen talibán que dominaba el país musulmán.

Además de encender la llama olímpica en el estadio de Sidney, Freeman obtuvo el oro en 400 metros lisos

Además de encender la llama olímpica en el estadio de Sidney, Freeman obtuvo el oro en 400 metros lisos

El gran héroe de los Juegos fue el nadador Eric Moussambani, de Guinea Ecuatorial, que nadó los 100 metros en casi dos minutos, llegando a hacer creer a la gente que llegaría a ahogarse. Moussambani es un héroe olímpico, no por ser un superhombre, sino por el esfuerzo, dedicación y capacidad de superación, valores encarnados en el espíritu olímpico que Pierre de Coubertin quiso rescatar con los Juegos modernos.

Cuatro años después Eric intentó competir en Atenas. Había rebajado su marca en 57 seg. sin embargo, un error formal de la federación guineana le impidió participar en Atenas.

Atenas 2004: Los Juegos volvían a la ciudad que les había visto renacer 108 años después. En Atenas participaron más de 11.000 atletas de 202 países. De estos Juegos destacaron el fondista Hicham El Gerrouj, el marroquí ganó el oro en 1.500 y 5.000 metros, algo que sólo había conseguido hasta la fecha Paavo Nurmi en 1924. Estos Juegos asistieron al nacimiento de una estrella: Michael Phelps, que ganó siete medallas, seis de ellas oros, igualando así el récord de Mark Spitz en Munich. Hasta dentro de cuatro años el mundo no vería confirmada el nacimiento de la leyenda del “Tiburón de Baltimore”, aunque los metales conseguidos por Phelps hacían presagiar que el estadounidense llegaría a convertirse en un mito.

Además, la selección de baloncesto de Argentina sorprendió al mundo tras imponerse al Dream Team en las semis de baloncesto y consiguiendo el oro en este deporte. Argentina es, hasta la fecha, el único equipo que le ha quitado a los norteamicanos un oro en un deporte que dominan claramente.

Los jugadores argentinos celebran con su corona de laurel, símbolo que se otorgó a los medallistas en Atenas, su oro ante EEUU

Los jugadores argentinos celebran con su corona de laurel, símbolo que se otorgó a los medallistas en Atenas 2004

En maratón el brasileño Vanderlei da Lima fue atacado por un perturbado irlandés. El retraso que le causó hizo que finalmente sólo pudiera alcanzar el bronce en esta prueba. Da Lima lideraba la prueba cuando fue atacado en el km 36. La ayuda del público le sirvió para restablecerse y entrar tercero en el estadio olímpico, con la ovación del público.

Pekín 2008: Los Juegos de Pekín causaron polémicas por dos razones. La primera, la ocupación que el régimen chino mantiene en Tíbet, y que hizo que la antorcha fuese atacada en ciudades como Londres, o boicoteada en San Francisco. En principio la llama olímpica haría una parada en Taiwán, pero las desavenencias entre las dos chinas impidieron la parada de la llama en este país.

La otra polémica vino por las altas tasas de polución de la capital china, que hasta triplicaba el mínimo exigido por la OMS en cuanto a la concentración de sutancias provenientes de la quema de combustibles fósiles. China tomó medidas contra esto, limitando el acceso de vehículos a la ciudad durante los JJOO, así como cerrando durante su celebración fábricas y plantas de construcción. La medida logró rebajar la contaminación un 20%, sin embargo, los límites de la OMS siguieron sobrepasados sobradamente.

En Pekín destacaron por encima de todo dos deportistas. Por un lado, Usain Bolt se convirtió en el hombre más rápido de la Historia, ganando el oro en 100 y 200 metros lisos y en 4×100 relevos. Bolt batió el récord del mundo, bajándolo hasta 9,69 seg. y marcando el récord olímpico que se mantendría hasta Londres 2012.

Por otro lado, Michael Phelps acrecentó su leyenda, ganando ocho oros en las pruebas de natación y superando así a Mark Spitz. En Pekín Phelps se convirtió en el mejor nadador de la Historia, dejando para Londres el toque final de su leyenda.

Phelps, portada de Sport Illustrated, posa con las ocho medallas de Pekín

Phelps, portada de Sport Illustrated, posa con las ocho medallas de Pekín

Los 80, años de boicot

Moscú ´80: Estos fueron los Juegos del boicot. Participaron 5.179 atletas, casi 900 menos que en Montreal. Los EEUU boicotearon la edición moscovita de las Olimpiadas argumentando tomando como excusa la invasión soviética de Afganistán. Su presidente, Jimmy Carter, presionó a los atletas estadounidenses con la revocación del pasaporte si acudían a los Juegos. Con EEUU capitaneando el boicot países como Argentina, Israel, Japón o Alemania Occidental se sumaron a la iniciativa de los estadounidenses. Los deportistas españoles participaron bajo la bandera olímpica, no con la enseña rojigualda, y cosecharon el que fue el mayor éxito para nuestro deporte hasta el momento: seis medallas: un oro en vela, además de tres platas y dos bronces.

Los Ángeles ´84: Los JJOO volvían a Los Ángeles, ciudad olímpica en 1932, cuando la crisis económica tras el ´29 azotaba el mundo. En esta ocasión la crisis era política y deportiva: cuatro años después la URSS devolvió a EEUU la misma moneda que en Moscú, boicoteando los Juegos de Los Ángeles junto a Bulgaria y Alemania Oriental. En ambos boicots los países que no habían competido sumaron más de la mitad de las medallas totales de Montreal.

En el plano deportivo el gran vencedor de los JJOO fue Carl Lewis. Lewis repitió la hazaña de Owens en el 36 tras conseguir el oro en 100, 200 y 400 metros lisos, además en 4×100 relevos.

Seúl ´88: Corea inauguraba unos Juegos en Asia en un momento en el que la economía de los llamados “Dragones asiáticos”. La economía pudo más que la democracia y Seúl ganó los JJOO en 1981, bajo la dictadura del golpista Chun Doo Hwan. En un principio el COI tuvo intención de que las dos Coreas organizasen juntas los Juegos. Coreal del Norte no sólo se negó a hacerlo sino que no participó en el evento, iniciativa secundada, entre otros por Cuba y Nicaragua.

En el plano deportivo el gran protagonista fue Ben Johnson. Johnson ganó la prueba reina de unos JJOO, los 100 metros lisos con una marca de 9,79 seg, veinte centésimas más que el ganador a la postre del oro, Carl Lewis, segundo en la prueba; cuando se le retiró a Johnson el oro tras dar positivo en los controles antidopaje.

Esta victoria convirtió a Lewis en el único velocista, hasta Usain Bolt, en ganar dos oros en los 100 metros lisos de unos JJOO.

El atletismo siguió viviendo grandes momentos en estos JJOO. La estadounidense Florence Griffith ganó el oro en los 100 metros femeninos, estableciendo un récord del mundo que aún sigue vigente.

Griffith posa con el oro en los 100 metros lisos. A esta presea se sumarían dos oros más y una plata, en 400 m. relevos

“Flo-jo”, como era conocida mediáticamente posa con el oro en los 100 metros lisos. A esta presea se sumarían dos oros más y una plata, en 400 m. relevos

Otro gran paso de estos JJOO se dio en cuanto al profesionalismo. El tenis volvía a unos JJOO tras más de 60 años de ausencia, en Paris ´24. El oro femenino fue para Steffi Graf, que había ganado el oro en Los Ángeles ´84 aunque, por entonces, el tenis era sólo un deporte de exhibición.