Tensión política en los 50: de Helsinki y Melbourne

Durante los 50 la guerra fría llegó a los Juegos en todo su esplendor.

En Helsinki 1952 Stalin se negó a que la antorcha pasara por territorio de la URSS y aunque permitió que la URSS debutase en unos JJOO impidió que los atletas soviéticos compartieran la villa olímpica con los atletas del bloque occidental. Además, Alemania compitió como República Federal de Alemania mientras que la República Democrática, de corte socialista, no recibió invitación. Además de esto el reconocimiento del COI a la China comunista hizo que la China nacionalista, con gobierno en Taiwán, abandonase los JJOO tras la inauguración como señal de protesta.

Kolehmainen introdujo la antorcha olímpica en el estadio y Paavo Nurmi encendió el pebetero. ¿Premonición de los JJOO? El gran protagonista de los JJOO sería otro fondista, Emil Zatopek. El checoslovaco ya había ganado dos medallas en Londres en 10.000 y 5.000, pruebas en las que quedó campeón olímpico, además de la maratón en Helsinki.  Zatopek, además, pasará a la Historia por su estilo pesado y fatigoso que daba la sensación de estar, continuamente, a punto de desfallecer.

Otro gran destacado de estos Juegos fue a selección de fútbol de Hungría, que por entonces,  vivía su mejor época en este deporte con un equipo encabezado por leyendas como Puskas o Kocsis, y que vencieron en la final a Suecia, campeón olímpico en Londres.

Melbourne 1956: Estos Juegos fueron los primeros que se celebraron fuera de Europa o EEUU. Además, por encontrarse Australia en el hemisferio sur las fechas en las que se celebraron cambiaron radicalmente: del 22 de noviembre al 8 de diciembre.

Los Juegos estuvieron marcados por dos boicots, el de los países árabes a la Gran Bretaña y Francia por la Crisis de Suez y el de España, Suiza y Holanda por la invasión del Pacto de Varsovia a Hungría, que protagonizó con URSS el llamado “Baño sangriento de Melbourne”. En Melbourne tomaron parte 3,184 atletas frente a los 4955 de Helsinki.

Además, las leyes australianas impidieron que las pruebas hípicas se celebrasen en el país austral, por lo que se disputaron en Estocolmo: por primera vez unos JJOO tenían competiciones deportivas en países distintos.

En el plano deportivo la gran protagonista fue la ucraniana Larissa Latynina. Esta gimnasta destacó en una época en la que Nadia Comaneci aún no había puesto de moda la gimnasia como deporte olímpico. En la época de Larissa la gimnasia era concebida menos como un arte, como ahora, más unido a la danza, y se cuidaban más las cabriolas y piruetas. Latynina había comenzado en el ballet y esa afición marcó su estilo. 

Además, Latynina destacó a una edad que ahora nos suena extraño en gimnasia: 19 años, y se mantuvo en activo y cosechando éxitos hasta los 32 años. Latynina ha sido, hasta la llegada de Phelps a Londres, la persona con más medallas olímpicas: 19: 9 oros, 5 platas y 4 bronces.

El interregno: Londres 1948

Los años 40 fueron convulsos para los JJOO debido a los conflictos del momento, el mayor de ellos, la Segunda Guerra Mundial hizo que, Helsinki y Londres, ciudades elegidas para los Juegos de 1940 y 1944 respectivamente, se suspendiesen. Para la edición del año ´40 Tokio fue la ciudad elegida pero se eligió finalmente Helsinki debido al estallido de la guerra entre Japón y China. La Segunda Guerra Mundial pospuso los JJOO al año ´48, celebrados, de nuevo, en Londres. Hasta el recorrido de la llama olímpico sufrió alteraciones debido a la guerra civil que Grecia padecía por entonces.

Londres 48: Estos Juegos fueron sumamente pobres. La ciudad de Londres se encontraba devastada tras la guerra y no se realizaron grandes obras para recibir a los Juegos sino que se reutilizaron infraestructuras ya existentes. En el plano deportivo la situación no fue mejor: muchos atletas habían muerto tras la guerra o habían perdido sus mejores años de carrera en los doce de ausencia desde Berlín ´36. El conflicto además impidió que los nuevos deportistas olímpicos se formasen correctamente por lo que las nuevas generaciones tampoco despuntaron en esta edición.

 

Londres quedó destruida por los bombardeos alemanes durante la II Guerra Mundial. La necesidad de reconstruir la ciudad hizo que, por ejemplo, la pista de atletismo de Wembley se hiciera con ceniza, ante la falta de recursos.

Londres quedó destruida por los bombardeos alemanes durante la II Guerra Mundial. La necesidad de reconstruir la ciudad hizo que, por ejemplo, la pista de atletismo de Wembley se hiciera con ceniza, ante la falta de recursos.

La política se mezcló con el deporte, una vez más. La URSS no acudió a los Juegos, aunque sí lo hicieron muchos países de la Europa del Este: había llegado la guerra fría.

La edición de Berlín trajo al mundo la primera emisión televisiva de la Historia: el discurso inaugural de Hitler. Doce años después los Juegos de Londres fueron los primeros en ser televisados, aunque lo rudimentario de la tecnología de la época hizo que el radio de emisión sólo alcanzase un radio de 80 km alrededor de Wembley, el estadio olímpico. En deporte las absolutas estrellas fueron, Fanny Blankers-Koen, ama de casa de 32 años y madre de dos hijos, que ganó cuatro medallas de oro: en los 100 m, 80 m con vallas (batiendo el récord del mundo con 11,2 s), los 200 m y el relevo 4 x 400 metros. Además, Emil Zatopek, la “locomotora humana”, ganó el oro en 10.000 y 5.000 metros.

La rival de Blankers-Koen en los 80 metros era la británica Maureen Gardner, que había igualado la marca mundial de Blankers-Koen antes de los Juegos Olímpicos y correría ante su público. Ambas atletas llegaron a la final. A pesar de un mal inicio, Fanny retomó el paso rápidamente, pero no pudo escaparse y llegó a la meta junto a Gardner. Cuando se ejecutó el himno nacional Británico Fanny pensó que había perdido. La razón del himno fue la llegada de la Familia Real Británica al estadio. El foto-finish reveló que Blankers-Koen había ganado, aunque ambas corredoras recibieron el mismo tiempo (11.2)