España jugó con fuego

A veces la grandeza en fútbol te la da una sola cosa: los resultados. Y el de hoy es de las únicas cosas que salvar de una selección que va y viene mientras despeja dudas por un lado y las enciende por otro. Los de del Bosque no estuvieron a la altura de una Croacia rocosa y peleona que estuvo a un gol de apearnos de la Euro. Mal partido de la Selección que no vio, hasta la salida de Navas, el final del túnel en el que se había convertido la segunda parte.

Complacencia, atasco mental o simple falta de ritmo, está por ver qué les falta a los chicos de del Bosque que han sembrado dudas cada vez que se han enfrentado a un rival de peso. El de hoy fue un caso así. El caso es que España comenzó la primera parte ambiciosa, sólo detenida por la contundencia táctica de una Croacia que no debaja pasar una. Y las que se les colaban a los de Bilic se convertían en ocasiones de un gol que no llegaba. Stark miraba a otro lado y el empate se mantenía hasta que el gol de Cassano complicaba las cosas y espoleaba a una Croacia a la que no le valía el empate.

Los primeros minutos de la segunda parte fueron los más duros para España. Una Croacia hambrienta puso contra las cuerdas a un equipo que no acababa de carburar y que se salvó gracias a las intervenciones brillantes de Casillas, que le sacó un disparo a bocajarro a Rakitic desde el pico del área. Coracia llegaba a borbotones y España no encontraba su sitio. Fue la salida de Navas por la derecha y la entrada en el campo de Cesc las que dieron al equipo hambre y ganas. Con el cambio del sevillano y Fàbregas en el campo España quiso el balón y se vio más identificada. Con ambición y frescura creó peligro en la puerta de Pletikosa hasta la llegada del gol del extremo del Sevilla. Oficio en defensa y temple en los minutos finales y la clasificación estaba hecha. Se esfumaron los “biscottos” y España pasa como primera de grupo con 7 puntos, dejando a Italia segunda con 5. Croacia, a la que le faltó un gol, dice adiós a una Euro en la que ha merecido más.

Los bajitos apuntan, Torres dispara

La selección española encarriló hoy con su victoria ante Irlanda el paso a los cuartos de final de esta Euro. A los de Del Bosque les vale un empate con Croacia para clasificarse a la siguiente ronda.

España venció con contundencia a una Irlanda que no estuvo a la altura. Los “Green boys” encajaron el primer gol con un potente disparo del fuenlabreño que disipaba así todos los rumores que había levantado su actuación ante Italia.  La Selección despejó dudas tras su debut ante los de Prandelli y aprovechó la ocasión para alejar a dos fantasamas: su falta de gol y el papel de Torres en el equipo. Sin embargo, la falta de definición sigue planeando al equipo que “sólo” pudo golear a un rival sin recursos en la segunda parte.  Sin embargo, Irlanda, a base de orgullo y balones largos llegó a asustar a Casillas. Todo un espejismo que se esfumó cuando los bajitos se pusieron peligrosos, no basta con tocarla.

Silva, Iniesta y Cesc

La “Roja” hace su mejor fútbol cuando tiene en el campo a sus mejores futbolistas. Hasta ahí está claro. La clave es que cuando estos se ponen las pilas el juego es fluido y el equipo llegador y muy peligroso. Silva enorme todo el partido, resolvió magistralmente un fallo defensivo de los irlandeses y puso el 2-0 en el marcador a los 4 min. de la segunda parte.  El tercero llegó cuando Irlanda, picada, dejó espacios atrás. Carrera del delantero del Chelsea y goleada encarrilada hasta la llegada del cuarto y definitivo gol de Cesc en el min. 83. El de Arenys salió supliendo a Torres y cumplió en su papel de falso 9.