Tensión política en los 50: Helsinki y Melbourne

Durante los 50 la guerra fría llegó a los Juegos en todo su esplendor.

En Helsinki 1952 Stalin se negó a que la antorcha pasara por territorio de la URSS y aunque permitió que la URSS debutase en unos JJOO impidió que los atletas soviéticos compartieran la villa olímpica con los atletas del bloque occidental. Además, Alemania compitió como República Federal de Alemania mientras que la República Democrática, de corte socialista, no recibió invitación. Además de esto el reconocimiento del COI a la China comunista hizo que la China nacionalista, con gobierno en Taiwán, abandonase los JJOO tras la inauguración como señal de protesta.

Kolehmainen introdujo la antorcha olímpica en el estadio y Paavo Nurmi encendió el pebetero. ¿Premonición de los JJOO? El gran protagonista de los JJOO sería otro fondista, Emil Zatopek. El checoslovaco ya había ganado dos medallas en Londres en 10.000 y 5.000, pruebas en las que quedó campeón olímpico, además de la maratón en Helsinki.  Zatopek, además, pasará a la Historia por su estilo pesado y fatigoso que daba la sensación de estar, continuamente, a punto de desfallecer.

Otro gran destacado de estos Juegos fue a selección de fútbol de Hungría, que por entonces,  vivía su mejor época en este deporte con un equipo encabezado por leyendas como Puskas o Kocsis, y que vencieron en la final a Suecia, campeón olímpico en Londres.

Melbourne 1956: Estos Juegos fueron los primeros que se celebraron fuera de Europa o EEUU. Además, por encontrarse Australia en el hemisferio sur las fechas en las que se celebraron cambiaron radicalmente: del 22 de noviembre al 8 de diciembre.

Los Juegos estuvieron marcados por dos boicots, el de los países árabes a la Gran Bretaña y Francia por la Crisis de Suez y el de España, Suiza y Holanda por la invasión del Pacto de Varsovia a Hungría, que protagonizó con URSS el llamado “Baño sangriento de Melbourne”. En Melbourne tomaron parte 3,184 atletas frente a los 4955 de Helsinki.

Además, las leyes australianas impidieron que las pruebas hípicas se celebrasen en el país austral, por lo que se disputaron en Estocolmo: por primera vez unos JJOO tenían competiciones deportivas en países distintos.

En el plano deportivo la gran protagonista fue la ucraniana Larissa Latynina. Esta gimnasta destacó en una época en la que Nadia Comaneci aún no había puesto de moda la gimnasia como deporte olímpico. En la época de Larissa la gimnasia era concebida menos como un arte, como ahora, más unido a la danza, y se cuidaban más las cabriolas y piruetas. Latynina había comenzado en el ballet y esa afición marcó su estilo. 

Además, Latynina destacó a una edad que ahora nos suena extraño en gimnasia: 19 años, y se mantuvo en activo y cosechando éxitos hasta los 32 años. Latynina ha sido, hasta la llegada de Phelps a Londres, la persona con más medallas olímpicas: 19: 9 oros, 5 platas y 4 bronces.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s